[Reseña | Libro] La Tienda

Needful Things

Argumento:

Una presencia maligna pretende sembrar el caos en todo el pueblo de Castle Rock.Leland Gaunt abre una nueva tienda en Castle Rock llamada Cosas Necesarias. Todo el que entra en el establecimiento encuentra algún objeto que hace realidad sus sueños, por lo que Gaunt, al cerrar los tratos, siempre pide algo a cambio a los clientes. Estos «favores» empiezan a descontrolarse y, al poco tiempo, el pueblo entero está envuelto en una batalla, con varias muertes incluidas. El sheriff Alan Pangborn es el único que sospecha de Gaunt como instigador en la sombra de los crecientes sucesos violentos que están asolando a Castle Rock.

Como propósito de año nuevo me fijé la meta de leer más y con más diversidad. Uno se encasilla fácilmente en las cosas que le gustan (terror, en mi caso) pero género aparte, hace poco me encontré con una idea que me dejó pensando (aquí el vídeo) Ann Morgan decidió mirar a sus estanterías y se dio cuenta de que estaba encasillada en autores provenientes de Estados Unidos y Reino Unido cuando hay 196 países que sin duda tienen joyas literarias dignas de revisarse. Fui a ver mis libreros y me encontré en una posición muy similar: autores franceses, británicos, estadounidenses, italianos, mexicanos y algunos sudamericanos. Queda claro que leer un libro o incluso varios títulos de un autor de Lesoto no me va a hacer comprender la mentalidad de las personas del país ni me va a convertir en una erudita de su cultura, pero precisamente porque cada autor es un mundo distinto tengo una curiosidad fatal de conocer, aunque sea un poco, del punto de vista que puede germinar en un oriundo de Kuwait, contrastarlo con un escritor de Surinam y comparar con otro de Hungría.Mi proyecto no es tan ambicioso como para proponerme leer un libro de cada país (como Ann), la lectura es un pasatiempo para mí y, básicamente, no tengo toda la energía (ni el dinero) necesaria para dedicarme a buscar traducciones al español por mar y tierra, sobre todo teniendo en cuenta lo reducido de los catálogos que manejan las editoriales donde vivo. Pero lo dicho, tengo mucha curiosidad al respecto e intentaré expandir mis horizontes. Si tienen recomendaciones, son más que bienvenidas :D

En fin, hace poco saqué de la biblioteca de mi prepa La tienda de los deseos malignos por Stephen King (fue antes del proyecto, sino qué contradicción xD). No me he obsesionado con este autor como para explorar a fondo el catálogo de títulos que ha publicado, pero uno descubre sus manías bastante rápido, ya me imaginaba lo que podía encontrarse bajo esa portada.

NeedfulThingsBookCover.JPGPublicada en 1991, es la tercera y “La última historia de Castle Rock”, la trilogía está compuesta de La mitad oscura, Las cuatro después de medianoche y claro, La tienda (Needful Things en inglés). No he leído las dos primeras, pero no encontré ninguna parte confusa que exigiera conocer las precuelas.

Fans de Stephen King, mátenme, porque imprudentemente voy a mencionar que mis motivaciones para leer este libro se limitaron a dos cosas: a que se me había olvidado llevar una lectura (obligatoria) a la clase de literatura y que ésta comenzaba en cinco minutos, por lo que saqué lo primero que tomé.

Comencé sin entusiasmo, pero para mi sorpresa el primer capítulo me enganchó en menos que canta un gallo. He escuchado a Stephen King comentar que su estilo se deriva de la intención de relatar los sucesos sin artificio, como en una charla con un amigo… se nota que esa informalidad es su fuerte. El libro comienza con un sujeto (quién sabe quién) hablando confianzudamente a un personaje que razonablemente se trata de nosotros, el lector. Con desmaño y naturalidad nos introduce al pueblo, a sus habitantes, bromea con nosotros y dirige nuestra atención como un maestro de ceremonias. Debo decir que esta elección tan simple de King para abrir su historia me encantó. Es ágil, es simpática y nos hace sentirnos en confianza (el personaje hace varios comentarios sobre lo contento que está de nuestra “visita”) y ya que termina con una invitación a descubrir lo que va a pasar, no pude rehusarme.

La trama se desenvuelve en Castle Rock, Maine (no podía ser de otra manera xD) un pueblito acostumbrado a la ociosidad del día a día, por ello, la inauguración de una nueva tienda no tarda en convertirse en el tema predilecto de las conversaciones por teléfono.

“Cosas Necesarias”, como reza la marquesina, es el confuso nombre de la tienda que pone a todo mundo a especular, el pueblo comienza a preguntarse qué clase de artículos pueden denominarse categóricamente “cosas necesarias”.

La fecha de la gran inauguración está fijada y por más que los curiosos espían por el escaparate, parece que será imposible enterarse de la naturaleza de la mercancía antes del gran día. Brian, un niño de once años que va con la cabeza en las nubes inmerso en fantasías de él y la profesora que le gusta, descubre que el cartelito de la tienda dice “Abierto” aunque todavía no llegue el día oficial de apertura. Picado por la curiosidad decide entrar. Se encuentra cara a cara con el enigmático propietario de la tienda, Leland Gaunt, quien para su sorpresa, es un hombre encantador y amable que le permite mirar la mercancía a sus anchas. (Y que por cierto, saluda con el tranquilizador “Entra con entera libertad, ¡y deja algo de la felicidad que traes contigo!” de Drácula).

Una pipa, un retrato de Elvis, una cámara Polaroid, una roca pulida con una gema incrustada y una larga astilla de madera constituyen todo lo que hay en una gran vitrina. Las cosas no tardan en ponerse extrañas y Brian termina saliendo de la tienda medio mareado y con una valiosísima tarjeta de béisbol que compró por ochenta y cinco centavos y la promesa de jugarle una inocente broma a la señora Wilma Jerzyck.

En el resto del libro vemos como poco a poco el fino hilo de araña que Brian comenzó a extender va tornándose más y más espeso. Las personas encuentran objetos por los que prácticamente matarían a precios irrisoriamente bajos y la promesa de jugar bromas blancas a otras personas.

Me encanta el juego que King creó con la tienda. Objetos calificados por Brian como curiosidades baratas de cualquier feria adquieren para otras personas un valor grande e íntimo. Una foto de Elvis que Brian valúa en unos cuantos dólares para una mujer es razonable canjear a cambio de sexo oral. Adoro cómo muchas de las “cosas necesarias” parecen baratijas superficiales hasta que la persona correcta las mira, o cómo se topan con algo que hasta el momento no sabían que desearan tanto. Increíble.

Me despertó la curiosidad conocer el artículo predilecto de cada personaje, me parece una genialidad de King, con un objeto define muy bien la personalidad de los pobladores, tenemos mucho que pensar de una mujer dispuesta a pagar con sexo oral una foto de Elvis que difícilmente se nos hubiera sugerido de otro modo tan convenientemente breve y directo.

Sin embargo considero que el punto fuerte de la novela son los personajes. Aunque muchas veces me ha pasado que:

No en este caso. Aunque todo jugara en contra quería verlos salir bien parados.

Polly fue de lejos mi personaje favorito. Es una mujer que sufre un severo caso de artritis en las manos, trabaja como costurera. Nunca pensando en rendirse, intenta todos los medios que le sean posibles para sobrellevar su enfermedad y continuar una vida productiva. Es tormentoso estar con ella, describe un dolor tan intenso y genuino que es difícil no ponerse en sus zapatos y admirar su dedicación.

También tenemos a Nettie con su increíble paranoia; a la iracunda Wilma; a Brian por quien llegué a sentir tanta lástima como estupefacción (digamos que disfruta cumpliendo la bromita prometida). Hugh Priest bien podría ser el hombre más detestable del mundo, pero algo sucede que me hizo lograr comprender su impotencia ante su propia miseria, es un hombre que quiere cambiar pero está tan hundido en el fango que muchas veces piensa que es mejor quedarse quieto y sólo resignarse, incluso las veces en que intenta redimirse sólo logra hundirse más.

Pero como en todos los barriles hay una manzana podrida, la de éste lleva el nombre de Alan Pangborn, se trata de un policía que, justo como nadie vio venir, termina haciendo de detective. Estoy aburrida de ese personaje, ¿qué tiene de interesante ver cincuenta veces lo mismo? Pasado tormentoso, sentimientos de remordimiento, intentos de reorganizar su vida, el único que ve la verdad y no puede ser engañado, este hombre lo tiene todo, si prácticamente se escribe solo. Cada capítulo dedicado exclusivamente a él me aburrió, era genial cuando interactuaba con Polly, entonces adquiría dimensiones diferentes, pero pasar páginas y páginas a solas con él era… agotador.

Nettie es interesante, el señor Gauss es muy interesante, la batalla diaria personal de Polly es increíble, tenemos un gran elenco en Castle Rock, ¿por qué hay que pasar tiempo con este estereotipo tan soso?, ¿¡¿por qué?!?

Si a ti no te molestan los personajes de este tipo, el buen Alan protagonizará buenos ratos. Por mi parte estoy sinceramente aburrida de este recurso, ¿por qué un policía tiene que hacer de detective para resolver el misterio? (que al fin y al cabo no es lo más interesante aquí) ¿Tanto mataría poner un detective y ya?

Ahora viene lo curioso, La Tienda, por más etiquetas que tenga con la palabra “terror” en letras grandes, no da miedo. Al principio pensé que debía atribuirlo a mi desensibilización sobre estos temas (nada más vean el tipo de cosas que suelo reseñar por aquí xD), pero efectivamente de terror ni fu ni fa. Pega más a thriller. Y eso es algo bueno.

Los que hayan comprado el libro esperando tener insomnio por una semana o se estaban preparando para salir al baño sólo cuando la luz del pasillo está encendida, se decepcionarán.

Por otro lado, es bueno que esta historia no de miedo (o uno muy light a lo sumo), le permite atraer a otro tipo de lectores que normalmente se alejan de cualquier cosa que tenga “Stephen King” en la portada (todos sus libros tienen su nombre en letras más grandes y sobresalientes que el propio título xD) por miedo a encontrarse con otro Payaso Eso. Los que sí disfruten el terror tendrán que acercarse con la idea bien digerida de que esto a lo mucho es una historia con tintes paranormales.

Es una lectura muy ágil pero que de ningún modo se termina en una tarde, la edición que yo conseguí tenía cerca de ochocientas páginas. Eso sí, muy entretenida con personajes bastante remarcables. No sé si sea de las mejores de King (soy muy novata en esto) pero de entre las que he leído, claramente es mi favorita.

A todos les encanta obtener algo por nada… aunque les cueste todo.

tumblr_nj3yivHTZ81sqvh08o1_500

Puntuación: 8.5/10

 

Anuncios

3 comentarios

  1. Pues yo solía ser de esas que rehuían de cualquier lectura de King por aquello de que todo lo que conocía de él venía acompañado de la palabra “terror” jeje, pero una vez que di el primer paso me di cuenta de que el autor maneja muchos temas. Y este libro que reseñas se ve de lo más interesante (ya me había apuntado el título antes de llegar a tuit xD), en especial por tener a tantos personajes.
    Solo espero que lo tengan en la biblioteca de la escuela de mi hermana, una de las desventajas de terminar de estudiar es que conseguir libros se vuelve más caro y estoy iniciando el año bastante pobre T.T
    ¡Muy feliz año! Que estés muy bien.

    Me gusta

    1. A mí también me sorprendió cuando descubrí que King tiene obras fuera del género de terror, algunas encajan más en “ciencia ficción” y otros son simplemente thrillers xD Este libro tiene muchísimos personajes pero como todos están bien caracterizados es difícil enredarse con ellos.
      He escuchado que algunas universidades y preparatorias tienen asociaciones de antiguos alumnos que les permiten seguir usando algunos servicios como la biblioteca, de las bibliotecas públicas no digo nada porque la mayoría en que he estado tienen un surtido muy raro, una vez encontré la trilogía de Los Juegos del Hambre en una que no tenía ni Los Miserables ni Nuestra Señora de París D:
      Saludos 😀

      Le gusta a 1 persona

  2. Me encariñé con muchos personajes de este libro, como Nettie, Polly (con la que me sentí muy identificada), y especialmente Leland, qué buen antagonista ♥
    También odie a Alan, demasiado bueno para mi gusto

    Por cierto,veo que no eres lectora del Tito, me gustaría señalarte una curiosidad sobre Gaunt: King hace insinuaciones del personaje, en la saga La torre oscura, en Mundo Medio lo conocen como El buhonero, me gustó ver que ligó la novela con el universo de Roland

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: