[Reseña | Manga] Jigokusei Remina

Manga de: Junji Ito

Hellstar_Remina

Argumento:

Un día, el mundo se enteró de que la recién descubierta estrella estaba “comiendo” otras estrellas. Al principio, estaba tan lejos que se convirtió sólo en una linda curiosidad para entretener a las personas en sus vidas cotidianas. Después, comenzó a venir más y más cerca, finalmente comenzó a comer algunos planetas del Sistema Solar y tomó un curso directo a la Tierra…

Este es el primer manga de Junji Ito que leo en mucho tiempo (y por “mucho tiempo” quiero decir “algo así como un mes”) y de verdad que estuve a punto de presentar síntomas de abstinencia xD

Jigokusei Remina, también conocida como Hellstar Remina consta de un único volumen dividido en siete capítulos, fue publicado durante el 2005.

La verdad no sé cómo comenzar esta reseña, habiendo escrito tanto sobre el mismo autor me es difícil no sonar repetitiva.

Vale, debo confesar que la historia no me suena del todo a una originalidad que nos deja pensando cómo es posible que alguien llegue a imaginar tal cosa, no consigo encontrar un solo equivalente que enlistar pero el concepto lo siento bastante familiar, con todo, por Dios, es ASOMBROSO.

Estoy buscando en mi diccionario de “Sinónimos para describir la genialidad macabra de Junji Ito” algún término para especificar lo que aquí vi, ya que no quiero recurrir al trillado recurso de llamarlo lovecraftiano, ambos, Lovecraft e Ito, han alcanzado la excelencia en cuanto a historias macabras, excéntricas y originales se refiere; sin embargo considero algo injusto seguir refiriéndome al trabajo de Ito como algo lovecraftiano…  pero voy muy rápido. Primero, dejo más que aclarado que usar tal palabra para describir el trabajo de cualquier autor es un halago (¡y qué halago!) empero, también considero que Ito ha reunido las credenciales suficientes para poder considerar su estilo como un universo aparte, bien constituido con sus propias reglas (así que podría empezar a hablar de algo como Itoniano… humm).

RR9Me estoy desviando demasiado, decía (o más bien trataba de decir) que Remina pone sobre la mesa un argumento que recurre al horror cósmico. Como imaginarán, desde ahí me había ganado completamente y añadiendo una pizca de referencias a la astrofísica ya me tenía a sus pies.

Ahora quiero puntualizar que fuera de estas cosas tan subjetivas (que conmigo dan en el clavo pero que a otras personas no le entusiasmarán tanto) se gana a pulso que al menos consideren darle un vistazo. Vamos, que quien me diga que un escenario así de apocalíptico lo deja indiferente es que se está acordando de la decepción del 2012.

En cierto punto en que estaba tan embobada pasando las páginas caí en cuenta de que la historia, cuadro a cuadro, estaba pasando como una película por mi cabeza. En Remina el autor logró dibujar las viñetas de modo que parecen capturas de una secuencia verdaderamente repleta de vitalidad. Es increíble como se pueden apreciar todas las sutilezas de un movimiento tan dinámico, pasa sin inmutarse sobre la dificultad que supone dibujar la fuerza, sabemos claramente cuándo un personaje está dando un verdadero tirón o solo tocando algo. Si parezco muy insistente en este punto es porque pocas veces encontramos algo así dentro del manga, la mayoría de los movimientos son… una secuencia estática, digamos. Tenemos una serie de viñetas en las que se retrata en líneas muy generales lo que ha pasado, con apenas cohesión o transición entre escena y escena.

Les pongo un ejemplo: En estas viñetas de Akatsuki no Yona se nos ponen escenas específicas donde no interesa mucho la transición que hubo entre un momento y otro, no interesa qué pasó entre A y B, sino que: antes estábamos en A, pues ahora en B, y sin texto (que además quito por eso de los spoilers, aunque son tomadas del capítulo 1, descuiden) no tenemos una idea muy exacta de lo que está pasando (clic para agrandar).

RR RR3 RR2

Luego, en estas viñetas de Remina (no son los ejemplos más destacables de lo que quiero ilustrar, pero los que me parecen perfectos son tamaños spoilers que mejor les evito) no es que nos dibuje cada segundo de la acción, sino que es más fácil imaginar los huecos que quedaron entre A y B.

RR5RR4RR6

Ojo, que no estoy poniendo a Akatsuki no Yona como el “mal ejemplo”, sólo como ejemplo, notarán que ese modo de contar la historia es muy común en el manga.

Otra cosa que destaco en Remina es cómo manejó el tiempo, no hablo de lo que tardamos en leerlo, me refiero a la sensación de rapidez o lentitud que el lector siente al pasar las viñetas. Consigue que un momento rápido se sienta como tal. Aquí no me extenderé pues no puedo explicar cómo funciona, pero se nota que lo hace adecuadamente.

Ahora sí, me dejo de todos estos rodeos y comienzo a hablar de la historia como tal (¡por fin!). Remina va sobre dos cosas: el descubrimiento de un planeta extraño y la histeria en la que recaen las personas como masa ante el peligro.


El profesor Oguro acaba de ser galardonado con el premio Nobel (en física, cabe suponer) por descubrir un agujero de gusano y también un nuevo planeta, como el profesor tiene reservado el honor de nombrarlo, decide hacerlo homónimo de su hija, Remina. Por esos caprichos de la popularidad, la joven Remina comienza a hacerse famosa y alentada por uno de sus amigos decide aprovechar la oportunidad de darle un aire distinto a su vida.

Entonces se observa que todos los cuerpos celestes alrededor del recién bautizado planeta Remina RR8aparentemente desaparecen cuando se les acerca. Al principio no pasa de ser una curiosidad, pero varias páginas más adelante y con otros tantos hechos agregados a la pila, la histeria comienza a correr en la Tierra. ¿Han notado que en una multitud la primera idea que se diga claro y fuerte se toma como precepto? Pues les fue fácil asociar a las dos Reminas, la chica y el planeta, y al paso del tiempo la distinción se hará cada vez más borrosa llegando al extremo de intentar castigar en una el miedo que se le tiene a la otra.

“¿Cómo es posible que tantas personas consideren lógico algo tan descabellado?”, se preguntarán, y de eso trata precisamente, el cómo la multitud no oye de razones, cómo la gente se entrega completamente al primero que ofrezca cualquier explicación consoladora cuando la situación es desesperada.

Al margen de ello, se vuelve a hacer patente la facilidad y, hasta podríamos decir, osadía, con que Ito pasa de una base común y corriente hasta un clímax donde el sentido común empacó sus cosas y dejó a lo ilógico gobernar.

También salta a la vista lo poco carismáticos que son algunos personajes, la protagonista Remina tiene muy poco peso en cuanto al efecto de sus acciones y más que nada se deja arrastrar. Los demás tienen un propósito más manifiesto pero tampoco te vas a hacer fan de ninguno. Según quién y cómo lo vea, esto puede ser un rasgo criticado, por lo demás muy típico de Junji Ito, pero yo no le veo ningún problema. Por mí hubiera estado igual de bien tener a Don Gato y su pandilla en lugar de a Remina y sus fans porque estos protagonistas, valga la redundancia, no son los verdaderos protagonistas. El verdadero foco es la situación y los sucesos que envuelven todo. A riesgo de cometer algún tipo de ad verecundiam diré que el propio Poe raras veces definía a sus personajes a menos que los personajes (como en Ligeia, Morella, etc.) fueran el “suceso” en sí, no es raro encontrarnos con que al protagonista no le dedica ni una línea ni le pone un nombre (La caída de la casa Usher). Lovecraft hacía otro tanto (dije que me iba a dejar de comparativos con él, pero la costumbre es poderosa xD).

RR7

Tal vez esta aparente “carencia” en cuanto al desarrollo de los personajes se siente más inconveniente por el medio en que Ito se desenvuelve. En una novela es fácil olvidar el anonimato del protagonista, de cierta forma se funde con nuestros pensamientos y hay un tipo de inserción aún más personal en la historia. En manga no funciona así, es difícil dejar de prestarle atención si lo vemos aparecer en medio de todas las viñetas e irremediablemente esperamos que sus acciones o decisiones tengan un gran peso.

Ese punto se presta a ser muy discutido, por mi parte no le encuentro en absoluto como un problema que impida disfrutar la historia.

Dicho sea de pasada, la ambientación futurista del manga es algo estereotípica, pero como ese tampoco es el punto no tendré mayores reparos.

Hablando del dibujo, es parte del estilo maduro de Junji Ito desde el cual no le tiene miedo a nada, no hay pose o perspectiva que no domine para sacarle el máximo provecho. No hay nada descuidado, todo encaja y despliega una maestría en el trazo envidiable. Justo ahora recuerdo ciertas viñetas de Tomie y al compararlas con las de Remina puedo decir que no pasó el tiempo en vano.

tom4RR10

Como fan de todo su trabajo me es muy difícil encontrarle los detalles que mencioné arriba (la ceguera de fangirl), mientras lo leía juraba mil veces que era perfecto y sé que si vuelvo a hacerlo me sumiré en la atmósfera cual si fuera la primera vez. Es tan absorbente como para lograr ponerme al filo del asiento, por decirlo así. Las cosas “negativas” mencionadas arriba las rebusqué, con dificultad, para hacer esto un poco más balanceado y entretenido, vamos, que si fuera a mi entera percepción habría sido algo como: “¡Esto es alucinante!, ¡con una mierda, léanlo! Fin”.

Queda a su criterio qué tanto creerme xD

Hellstar Remina es una obra que reúne todo lo característico del autor, con un desarrollo que nunca aburre, te crea preguntas y te deja con ganas de más.

-Profesor, se dice que un planeta desconocido ha surgido por el agujero de gusano que descubrió hace 30 años.

-Eh, bueno… anuncié la aparición de un agujero de gusano a un lado de la constelación de Hydra. Un agujero de gusano es como un túnel que conecta a nuestro universo con otro lugar. […] Pero este año, gracias a un telescopio muy potente, he podido observar la aparición de un planeta desconocido…

RR11

Puntuación: 9.7/10

Anuncios

4 comentarios

  1. Lo leeré! Gracias por la reco!

    Me gusta

    1. De nada 🙂

      Me gusta

  2. Muy bueno en verdad… no te puedes despegar luego de comenzarlo, te absorve por completo.
    Saludos!

    Me gusta

  3. ¡Belyath! Ya se extrañaba una reseña tuya.
    Pues Junji Ito es el único autor que ha conseguido perturbarme, así que definitivamente tengo que leer esto.
    Que estés muy bien.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: