Algunas palabras sobre “El Hobbit”

hobbiyt

[SPOILERS] Esta entrada supone que has leído previamente El Hobbit, la idea original era hacer una reseña pero por más que lo intenté no pude evitar mencionar partes vitales de la trama, lo siento. Si no lo has leído, y en resumen de todo lo que escribí, lo único que tienes que saber es que debes leerlo, mil veces recomendado.

Había visto algunas películas del Señor de los Anillos y aunque me parecían sensacionales no comprendía porqué el nombre de Tolkien inspiraba tanto respeto en el mundo de la ficción fantástica. Un día -sin saber bien porqué- decidí incursionar en este universo como Dios manda, me dirigí a mi librería más cercana y… me desvié de mi meta y terminé comprando títulos que no incluían para nada a la tierra media. Me olvidé del asunto un largo tiempo hasta que de nuevo en una incursión a la librería, en la cual no tenía ninguna meta definida y sólo me dediqué a hacer una suerte de actividad arqueológica entre los estantes, me encontré de pronto con los títulos ordenados: “El Hobbit”, “El señor de los anillos, la comunidad del anillo”, “Las dos torres” y “El retorno del rey”. Entonces recordé un ya lejano día en que había sintonizado el canal History y me había encontrado con un documental donde profundizaban en algunos aspectos de la mitología tolkieniana donde me pareció escuchar que “El Hobbit” había sido el libro que había iniciado todo. Lo compré.

El protagonista

Bilbo Bolsón no es el héroe al que estaba acostumbrada. Me sonaba más al señor que atiende la tiendita de la esquina, es decir, la última persona en el mundo a la que uno supondría hecha para vivir aventuras. Un hobbit promedio, esto es muy parecido a la persona promedio, que vive sin sobresaltos, que se sienta a tomar el té por las tardes y disfruta de fumar frente a la puerta de su casa: “Este hobbit era un hobbit acomodado, y se apellidaba Bolsón”. Pero Bilbo sí tiene una vena aventurera, ha heredado la sangre Tuk cuya rama familiar cuenta con varios miembros destacados, Hobbits aventureros -por lo tanto concebidos como excéntricos por los demás- lo que choca directamente con la otra parte de su familia, los Bolsón, hobbits respetables con los pies bien puestos en la tierra.

La historia comienza cuando en un apacible día, frente a la vivienda de este acomodado Hobbit, aparece un mago (¡Gandalf!), quien dice estar en busca de alguien que quiera correr una aventura. Nuestro buen Bilbo, desde luego niega que haya alguien así en la Comarca entera y le desea los buenos días, este simple saludo degenera en una conversación tan enredada como entretenida. Al final se despiden y por cortesía, el señor Bolsón invita al mago a tomar el té.

Bilbo no sospecha en lo que se ha metido y para nada hila los acontecimientos cuando al día siguiente enano tras enano llegan a su puerta poniéndose “A su servicio” y tomando disposición de la despensa de nuestro querido hobbit quien intenta actuar con naturalidad, de no hacerlo así eso se consideraría una aventura, cosa que todos los sensatos reconocen como harto peligrosa que además genera muchas habladurías, cosa que no le conviene al honorable señor Bolsón de Bolsón Cerrado. Pero claramente 13 enanos y un mago cenando en tu casa no es cosa de todos los días. En este punto estaba más que encantada, y faltaba lo mejor de esta estupenda apertura, y es que los enanos buscaban recuperar su tesoro legendario de las garras del temible dragón Smaug para lo cual, como todos saben, necesitan un saqueador profesional.

Creo que Bilbo es un personaje que fácilmente puede conectar con cualquiera de nosotros, es aquel que entre todas las situaciones, personajes y lugares desconocidos contribuye con el tono de familiaridad, el que tiene las preocupaciones que seguramente nosotros tendríamos y por lo demás, los mismos temores que seguramente nos acecharían.

Si muchos de nosotros dieran más valor a la comida, la alegría y las canciones que al oro atesorado, este sería un mundo más feliz.

Gran parte de su encanto reside en su declarada inocencia, no almacena la avaricia de oro de los enanos y su sueño final es el esperado retorno a su hogar en la comarca donde podría sentarse a beber un poco de té y comer pastelillos.

El inicio de una aventura

En estos lugares somos gente sencilla y tranquila y no estamos acostumbrados a las aventuras. ¡Cosas desagradables, molestas e incómodas que retrasan la cena! No me explico por qué atraen a la gente.

El Hobbit eshobbit una aventura en toda regla, pero no sólo para Bilbo. Como lectora hacía mucho tiempo que una historia no me tocaba tan profundo. La narrativa de Tolkien es tal que sentí cada kilómetro del viaje de Bilbo como propio. Recuerdo vívidamente su excursión en el interior de las cuevas cuando son capturados, las noches apacibles de viaje, la escala en Rivendel y los todos los percances, juro que aunque comencé a leerlo de día, el ambiente se oscurecía para mí cuando la compañía atravesaba un sendero oculto por la luz o simplemente era de noche.

Aunque no me separé de él por mucho tiempo, no es un libro que haya leído a velocidad record. Disfruté cada párrafo deteniéndome lo necesario, me encantó tanto que me encontré haciendo pausas y conteniendo la respiración en los momentos en que se ocultaban para no ser descubiertos o esperando escuchar el movimiento de las aguas cuando Bilbo se encontró frente a Gollum; la única vez que lo dejé en pausa fue porque había llegado la hora de dormir (se suponía que al día siguiente debía madrugar), justo había llegado a la parte donde la compañía se adentra al Bosque Negro y cómo no, me era imposible conciliar el sueño por el suspenso, así que después de horas de insomnio y mortificantes preguntas ahí estoy, leyendo el resto a las 2 de la mañana. Por si a alguien le interesa saberlo, al final dormí como dos horas, valió la pena completamente.

Una señal inequívoca de que estoy disfrutando una lectura es que encuentro párrafos que me gustan tanto que los releo una y otra vez antes de continuar (¿soy la única que lo hace?) y aquí encontré por montón.

El precio de vivir aventuras

Bilbo deja su tranquila y feliz vida hogareña para buscar el tesoro legendario de un dragón temible. En repetidas ocasiones lo encontramos añorando La Comarca, recordando sus meriendas y lo mucho que le gustaría cruzar de nuevo el pasillo de su cómodo agujero hobbit. Sin embargo ha cambiado todo esto para ir a una tierra desconocida en un viaje del que tal vez no vuelva. Al inicio del libro la invitación que le extienden no le parece muy tentadora pero la oportunidad ahí está, tal vez nunca vuelva a tener una igual en toda su vida y si se presentase de nuevo puede que sea ya muy viejo como para aceptarla

Después de la algarabía de la inesperada cena con 13 enanos y un mago de la noche anterior, la silenciosa mañana parece ser el momento después de un ajetreado sueño. Bilbo recorre su casa y apenas encuentra  pruebas de que tal hobbit4cosa ocurrió anoche, tal pareciera que ante él se presentó una fuerza mágica que se desvaneció, como todas las hadas, con los primeros rayos de luz. No sé si sólo yo me lo habré figurado, pero en ese momento sentí el remordimiento de Bilbo por haber dejado escapar una oportunidad así, intenta no pensar en ello pero me parece evidente que siempre se preguntaría qué habría pasado de haber aceptado. Cuando nuestro hobbit ya casi se ha resignado nuevamente a vivir una vida normal es cuando se percata de que le han dejado una nota, ¡y va tarde a la cita! Entonces sí, parte corriendo de casa ¡a vivir aventuras!

Desde entonces todo lo que pasó me encantó (sé que no viene a caso pero debo decir que cada vez que leía que la compañía iba montada en ponys me entraba una mezcla de ternura y gracia indescriptibles  ). Con un comienzo muy agradable Bilbo se siente contento de haberlos acompañado, pero los problemas no tardan, pronto se enfrentan a trasgos, huargos, cuevas y pruebas más pequeñas. La aventura ya no es tan satisfactoria para Bilbo quien cada vez añora más su hogar.

¿Qué haremos, qué haremos? – gritó – ¡salir de trasgos para caer en lobos! – dijo; y esto llegó a ser un proverbio…”de la sartén al fuego”…

Sin embargo, de forma tan natural como casi imperceptible, un cambio ha comenzado a operar en el señor Bolsón. Se vuelve alguien de confianza para la compañía, un elemento al que deberán su vida y libertad en varias ocasiones y al que los enanos respetan cada vez más.

Hay un fragmento que me llama especialmente la atención. Cuando comienza la Batalla de los Cinco ejércitos hay una parte que dice:

Fue una batalla terrible. Bilbo no había pasado nunca por una experiencia tan espantosa, y que luego odiara tanto, y esto es como decir que por ninguna otra cosa se sintió tan orgulloso, hasta tal punto que fue para él durante mucho tiempo un tema de charla favorito, aunque no tuvo en ella un papel muy importante.

¿Sólo a mí me suena como una poderosa crítica hacia algo? Es cierto que El hobbit parece tener esta tendencia a la crítica por medio de metáforas, algunas más claras que otras pero esta en especial me pareció sobresaliente. ¿No está describiendo a un veterano de guerra?

hobbit2

Finalmente Bilbo vuelve a casa, pero no es el mismo hobbit que partió sintiéndose importunado por haber olvidado sus pañuelos, ahora ha perdido y ganado amigos, ha participado en la guerra y se ha visto cara a cara con un dragón. En este punto el personaje ha madurado completamente, sí, ha vuelto a casa pero no de la misma manera.

Después de declarar mi amor mil veces por el presente:

El hobbit es un libro que te permite soñar, que te arrastra a una tierra mágica (expresión nunca mejor empleada) y te da la libertad de imaginar la vida de un pequeño ser en una pequeña comarca que de pronto se ve enfrentado a los peligros del mundo. Te deja creer de nuevo en enanos labrando su imperio bajo la tierra con miles de intrincadas minas, en elfos que corretean bajo las estrellas, en ermitaños con la capacidad de transfigurarse en osos, en magos tan ancianos como sabios, en tesoros encantados descansando bajo el vientre de un descomunal dragón y sobretodo, en que un pequeño hobbit puede vivir una aventura.

El hobbit tiene todo el tono de ese cuento que nuestro querido abuelo nos narra antes de ir a dormir. El cuento que se adueña de nuestros sueños y el que nos tiene despiertos por varias noches creyendo advertir a lo lejos, mirando por nuestra ventana, el vago resplandor de una hoguera de elfos o tal vez la marcha en fila de un grupo de enanos encaminados a cumplir su labor. Ya saben:

En un agujero en el suelo, vivía un hobbit.

hobbit6

Anuncios

8 comentarios

  1. Khalil7774 · · Responder

    Saludos!
    Muy entretenida reseña, no lo he leído, pero conozco la historia ( Si mi maldita manía de buscar el conocimiento a toda costa; había jurado parar con la bronca con el Necronomicon pero… bueno eso es otra historia y el mundo no se acabó. ¿verdad? ).
    Bueno, como decia, no le he leido, pero creeme que vendes muy bien la idea de hacerlo. Creo que el Gaby si se aventó a leer los 3 del Señor de los Anillos, este y creo que hasta el Silmarillion ( Ese canijo tenía mucho tiempo libre ), y mas o menos me los iba contando. Por lo que se y me contó este cuate, los libros de Tolkien son de una detalladez increíble, todo esta al mínimo detalle si no explicado, por lo menos para que lo infieras ( Creo que inclusive viene la letra de las canciones Hobbit sobre la cerveza en el señor de los anillos, y son como de 10+ estrofas, captan la idea ). Tolkien creo un universo, y no conforme con eso, lo hizo calzar perfectamente entre todas sus historias. Eso le ayuda bastante con la riqueza de la prosa al ir leyendo, y te va sumergiendo dentro del universo mismo al dar detalle tras detalle sobre personajes, lugares y sucesos.

    Me gusta

    1. Exactamente, Tolkien es sumamente detallista, cuidadoso y coherente con el mundo que creó. Todas las canciones vienen escritas, uno puede intentar imaginar cómo se escuchan pero en eso sí tengo que admitir que las películas ayudan 😄 Además, no conforme con crear personajes increíbles, le otorgó a cada raza una cultura (con mitología y todo) propia e igualmente coherente con su forma de vida. Ese autor es increíble ❤

      Como siempre, gracias por comentar Khalil 😀

      Le gusta a 1 persona

  2. Descubrí el mundo de Tolkien gracias a un buen amigo cuando era una criaja y desde entonces, siempre me ha acompañado :3
    ¡Buena reseña, Belyath!
    beso! ❤

    Me gusta

    1. Yo no había tenido suerte hasta hace relativamente poco, pero sus historias llegaron a mí para quedarse ❤

      Gracias por pasarte a comentar Sho 😀

      Me gusta

  3. Cuando era más pequeño no valoraba los grandes y lustrosos libros que poco a poco guardaban polvo en mi habitación, ahora admiro y valoro todas esas tardes de fantasía que Tolkien me aportaba, el mago Gandalf y sus fuegos artificiales, Bilbo y su carisma, un sin fin de curiosos personajes y aventuras que jamás olvidaré…
    Muy buena entrada, me dio nostalgia leerla..
    Saludos!

    Me gusta

    1. Actualmente tengo libros que no podría amar más que de niña me parecían la cosa más aburrida del mundo, así pasa, no sabemos lo que tenemos ❤ Desde que leí el Hobbit todos se convirtieron en personajes muy queridos para mí.

      Gracias por leer y pasarte a comentar 😀

      Le gusta a 1 persona

  4. Muy buena reseña!

    Me gusta

    1. Gracias 😀

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: