Los efectos de la perseverancia viendo anime o leyendo

z6

-Autor desconocido, lo siento u_u-

La semana pasada estuve atosigada con tarea tras tarea y al final el blog terminó resintiéndolo. Disculpas. Por otro lado, la próxima semana vuelven sí o sí las reseñas xD. Sin más:

¿Abandonarlo o no abandonarlo? He ahí la cuestión…

Un nuevo estreno acarrea un mundo de posibilidades. Podemos hacer todo tipo de predicciones, pero independientemente de su estudio, director, etc, siempre puede acabar sorprendiéndonos. Podría convertirse en el anime no sólo de la temporada, sino del año—con algo más de suerte también de nuestra vida—, como también podría perfectamente terminar siendo el pensamiento de odio que acude a nuestro cerebro cuando pensamos en una mala experiencia.
Esa es la razón por lo que la perseverancia (a veces cabezonería) a la hora de seguir una serie debería considerarse un deporte de alto riesgo.

zCuando la extraña pero insistente corazonada que sentías mientras veías un anime poco prometedor que parecía no poder dar mucho de sí aunque quisiera, al final resulta ser cierta: ¡es la gloria! Por mi parte en momentos así no puedo estar más feliz, significa que todos esos minutos que pasé viendo el primer o primeros capítulos de la serie fueron tiempo bien invertido —porque uno siempre puede estar haciendo otra cosa en lugar de bostezar capítulo tras capítulo pero sin despegarse porque un no sé qué te hace sentir que viene lo bueno—. Siento que todo está pagado, que al final llegó la recompensa.

Fue lo que me pasó con Akatsuki no Yona. Pensé en desertar desde el primer capítulo, sin embargo, algo en los personajes o tal vez un aire indefinido en la historia me hicieron volver por el segundo que no me motivó mucho más, continué hasta el 4° desde el que me distancié por dos semanas, sin embargo “la espinita” aún me acompañaba así que lo retomé hasta el seis y lo abandoné casi definitivamente en el ocho, que en términos comparativos, había casi matado mis esperanzas puestas en la serie. Aquí es donde entra en juego el mundo blogger, pues a pesar de haber abandonado la serie “formalmente” no estaba totalmente desconectada de ella y semana a semana leía los comentarios que personas de diferentes blogs hacían al respecto (me spoilee como Dios manda a propósito XD ) que provocaban que mi historia inacabada con Akaysuk no Yona prometiera un buen final. El punto clave llegó tras leer la review de Wanda (AKATSUKINO YONA: REVIEW FINAL), que me motivó a un último esfuerzo, a un todo o nada. Es curioso que el capítulo 8, del cuál no podía pasar, fuera precisamente la frontera que separa la parte aburrida de la historia de la parte emocionante. Akatsuki no Yona me terminó encantando, no será nada del otro mundo pero al final resultó para mí en una historia divertida y muy entretenida que hubiera sido una lástima perderme.

Ésta fue una historia de éxito, sin embargo la insistencia no siempre rinde frutos y en la inmensa mayoría de los casos un anime que parece prometedor se queda ahí, en la promesa. En este punto citaré a Tokyo Ghoul (que al igual que el ejemplo anterior fue animado por Pierrot). Vi el primer capítulo con una amiga, no me gustó (tanto gore no es compatible conmigo y la historia no me decía nada) y lo dejé de inmediato. Mi amiga en cambio decidió apostar por él pero al final se unió a las filas de los detractores.

z2

Con lo importante que es el cabello ROJO de Yona, ¿por qué en el anime tira más a rosa? ¿Por qué, Dios?

En este apartado mi calvario personal fue Fate/Stay Night, de studio DEEN. Oigo el nombre y tiemblo. Vi Fate/Zero antes que el susodicho y considero, fue la clave para llegar a desdeñarlo tanto, vamos, que uno se pone exigente. ¡Ah! pero me llegó la cabezonería de pensar que tal vez Fate/Saty Night terminara brillando después de todo, que tal vez, con suerte, hubiera un pequeño destello de lo que encontré en Fate/Zero. Debí ponerme racional y considerar que entre ellos había varios abismos, tal vez el más importante, la colaboración de Gen Urobuchi. Abandonado en el capítulo 15 con nada más que tiempo perdido.

En el manga este efecto se atenúa un poco, ahí el tiempo invertido a una obra es mucho más relativo. Nada te obliga aleer un capítulo en exactamente 24 minutos, puedes hacerlo en 10 o si así lo quieres, prolongarlo por 40 minutos. Lo que sí tiene es un obstáculo aún mayor, cuando no tenemos un amigo buena onda que nos deje prestadas para el fin de semana algunas de sus adquisiciones, al comprar varios tomos de un manga que al final no termina de cuajar, ¡se pierde una valiosa inversión! (¡Oh, bendito manga online!… ejem…).

Tal vez el caso más arduo sea a la hora de leer un libro. Las novelas suelen ser MUY imprevisibles, en especial si es tu primer encuentro con la obra de un autor, es difícil decir hasta qué punto ese comienzo z1con un protagonista tan mediocre fue calculado, ¿es parte de su plan para desarrollarlo desde cero?, ¿o simplemente permanecerá así? Esto tristemente es muy recurrente en la literatura actual, las novelas dirigidas a un público joven están repletas de cuestiones así. Si el libro cuenta con 300 páginas las primeras 100 serán SÓLO LA APERTURA, conociendo apenas la introducción al mundo es dificilísimo predecir si Katniss Everdeen se convertirá en una revolucionaria que haga temblar los cimientos del Capitolio o terminará engullida por éste.

Del mismo modo que hay libros que me han enamorado desde el primer párrafo como que he odiado desde el título, existen aquellos que en la página 53 todavía no sé si me gustan o no.

La cosa se pone peor cuando te topas con una novela de 600 páginas de un autor para ti hasta entonces desconocido, la novela no marcha del todo bien pero en ti se enciende la llamita de la esperanza de que todo mejore y continúas. Página 300, apenas estás en la mitad y no hace mucho pasaste la introducción, las dudas ya deben estar atormentándote y hasta las sientes morderte, y es que la novela va mal pero no del todo mal, es que el protagonista es insufrible pero cada tantas páginas aparece ese gran secundario que le pone color a todo y hasta hace que nuestro prota actúe como un ser pensante, es que la historia parece una luz intermitente que se prende y apaga a ratos, es que hay muchas cosas que no funcionan pero se vislumbran otras que cuando entren en acción —y tienes el presentimiento de que el momento se acerca— van a arreglar todo. Puede que tu presentimiento se cumpla y termines disfrutando como niño… o no, pero ya le habrás invertido horas y horas.

totoro_s_little_helper_by_ricky247-d65rvuaPersonalmente considero esta incertidumbre como un condimento adicional que enriquece la experiencia de ser parte del público. A veces desertas y encuentras comentarios de personas que han insistido aliviadas de comunicar que el panorama ha mejorado y vuelves, a veces eres tú la encargada de difundir la buena nueva o puedes poner un comentario en el primer capítulo tipo: “Vengo del futuro, todo se vuelve una mierda, no pierdan el tiempo con esto” xD.

En todos los casos, si los efectos de tu perseverancia son positivos, el triunfo no puede saber mejor. Hasta dan ganas de tomar el teléfono y llamar… mejor reformulemos la frase XD : hasta dan ganas de entrar a Facebook y mandarle un mensaje a quien sea que esté conectado para contarle el descubrimiento de tu ardua expedición.

Si son negativos… bueno, siempre está Twitter para desahogarse, ¿no?

Anuncios

8 comentarios

  1. Khalil7774 · · Responder

    Sabia reflexion… muy bien hilado y expresado.
    Yo me chuté “Gasaraki” hace unos años ( anime mecha, de la onda tipo robotech ), peleando contra el sueño y las ganas de dejarlo, pero no fue lo que me esperaba. Dejar o no dejar? Es un albur.
    Lo que se siente muy bonito es cuando te toca recomendar una serie que todo mundo dejo y tu no.
    Saludos!

    Me gusta

    1. Muchas gracias ^^
      Es una de esas cosas por las que pasamos tarde o temprano, pensé que sería divertido escribir al respecto XD

      Gracias por comentar 🙂

      Le gusta a 1 persona

  2. Toda la razón, muchísimas veces me ha pasado. De ahí yo creo que no hay que juzgar un libro por su portada, por muy buena que parezca una historia, puede decepcionarte conforme vas avanzando en esta. Por fortuna no siempre es así, me ha tocado leer mangas, que empiezan muy mal (bostezos everywhere xD), pero gana la perseverancia y me quedo con un buen sabor de boca al darme cuenta de lo buena que se torna la historia, y me alegro de no haberlo dejado cuando todo era fome.
    En fin, me gustó mucho la reflexión?) No me acuerdo del título xD, me hizo recordar cuantas horas perdí leyendo cosas fomes con la esperanza de que fueran mejores (SAO cof, cof). *Recomiendo que leas el manga de Tokyo Ghoul, está mucho mejor que el anime.
    Saludos!

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Hola!
      Me pasa mucho que apuesto por una historia porque se ve interesante y al final era pura apariencia, algunas veces me resulta pero por cada buena historia que encuentro con este método me llevo 10 decepciones… no aprendo U_U
      Le echaré un ojo al manga 🙂

      Gracias por comentar 😀

      Le gusta a 1 persona

  3. ¡Qué buena reflexión! Es muy cierto, siempre se siente un pequeño aguijonazo de adrenalina cuando se comienza a ver o leer algo.
    Me pasó con The Maze Runner; me aventé la saga entera porque el primer libro me encantó, pero se fue perdiendo el sentimiento y al final solo terminé la historia por que ingenuamente creí que mejoraría. Hasta se siente uno traicionado… En fin, supiste poner en palabras lo que todos experimentamos tarde o temprano. Saludos y que estés bien 🙂

    Me gusta

    1. Muchas gracias 🙂
      Las sagas tienen muchos puntos, buenos y malos, si el autor apenas las está publicando podemos llegar a esperar años sin tener entre manos las respuestas. Por el lado positivo la experiencia se alarga, de nuevo, lo malo es que en ocasiones conforme pasan los libros se pierde el toque 😦
      Gracias por comentar 😀

      Me gusta

  4. Tienes mucha razón, Belyarth. Me ha parecido una entrada interesante y muy original 🙂 Seguro que a todos nos ha pasado alguna vez lo que explicas. Ahora mismo recuerdo Clannad… Me forcé mucho para poder verlo pero era superior a mí. No había manera de engancharme. Y como este ejemplo, muchos más intentos fallidos. Después están las segundas oportunidades, en mi caso Sakamichi no Apollon, que te descubren verdaderas obras maestras 😀

    Yo vi antes Fate/stay night que Fate/Zero, por eso no me llevé ningún chasco jajaja
    Por cierto, aprovecho este comentario para decirte que me han nominado en unos “premios” que consiste en responder unas preguntitas y te he mencionado para que lo hagas tú también si te apetece 🙂 (sin presión, por supuesto).

    Un besito! ^.^

    Me gusta

    1. Por mi parte terminé la primera temporada de Clannad (porque había leído que era lo más en muchos sitios) pero francamente no es mi tipo de serie, aunque dicen que lo mejor viene en su segunda temporada creo que lo dejaré por la paz XD.

      Comenté sobre el Premio Liebster Award en tu entrada 🙂 (Muy interesante, por cierto).

      Gracias por pasarte a comentar ^^

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: