[Reseña | Anime] Barakamon

barak2Argumento:

La historia se centra en la vida de Seishuu Handa, un calígrafo de 23 años de edad, quien se muda a la remota Isla Goto. En dicha isla nuestro protagonista se relacionara con la gente que habita ahí, con costumbres muy diferentes a las que conoce ya que toda su vida había vivido en la ciudad.

Este anime es muy reciente, se estrenó durante el verano del año pasado (2014) y entre la marea de animes que vi, éstebarak se ganó su lugar.

Con doce episodios basados en el manga de Satsuki Yoshino, es una historia divertida, optimista y sencilla.

Comencé eligiéndolo porque me gustaron los diseños de personajes (el de Naru me pareció muy simpático), pero nunca hubiera imaginado con lo que me iba a encontrar: un anime de lo más entrañable con el que disfrutar un montón.

En su tiempo Barakamon me sentó tan bien como lo haría encontrar un oasis en medio del desierto. Todos los personajes me agradaron, las situaciones me entretenían, el dibujo era bonito, en fin, mi zona de confort. Y es que recién venía de darme cabezazos contra la pared por culpa de otra serie en la que más de una vez esperé la muerte de varios personajes que me hartaban y pasé a encontrarme esta en la que disfrutaba todos los minutos en pantalla que tenía cada uno.

barak4El tema de la caligrafía me interesaba, siempre moría por ver cómo habían quedado las obras de nuestro protagonista, Seishuu Handa. Sus dilemas emocionales, su búsqueda de un estilo propio y las ansias que tenía de hacer algo diferente y memorable lograron envolverme semana a semana. Leyendo los comentarios que hacían de los capítulos pude ver que a muchos esta faceta del anime les deba más o menos igual, pero que amaban la serie, admito que la caligrafía no es muy emocionante, pero yo disfruté este tema (algo tendrá que ver ser un ratón de biblioteca xD)

Muchos estarán de acuerdo en que la estrella de este anime fue nada menos y nada más que Naru. Es un personaje tan lindo y fresco que era de esperarse. Pues, pensemos un poco y traigamos a la mente una lista de animes, pensemos en las niñas que ahí salen y en seguida nos daremos cuenta que son todo menos niñas. Naru no sólo parece, es una niña. Alegre, traviesa y entrañable (como nota la voz que le dieron en el doblaje japonés no pudo ser mejor). Los otros niños siguen este esquema y podemos disfrutar viendo los líos y travesuras que realizan sin que nos lleguen a desesperar. Me alegró ver este grupo de chiquillos correteando por ahí (nostalgia).

Barakamon trata además el ambiente hogareño que se respira en un pueblo y al que Handa, oriundo de la ciudad, mira con asombro descubriendo un mundo donde las personas interactúan más unos con otros, donde el anonimato es un mitobarak2 y en el que se prestarán mutua ayuda. Desde mi experiencia en un pueblo puedo decirles que todo esto es cierto, pero también es cierto que la privacidad desaparece (si lo sabe Dios lo sabe el vecino, el vecindario y el pueblo entero), las limitaciones son exasperantes y los pleitos cosa de todos los días, Barakamon no muestra este lado de la moneda, pero lejos de afectarle le ayuda y agradezco que no lo haya hecho, ¿para qué meter líos innecesarios en algo tan bonito?

La comedia es otro punto a favor. No falta ni sobra en ningún capítulo. El anime es alegre cuando debe ser alegre y es serio cuando debe ser serio, sin embargo en este último punto no exagera y recupera el optimismo rápidamente. Los personajes secundarios son una gran ayuda, nuestro maestro calígrafo tiene tendencias bastante depresivas de las que los demás lo sacan varias veces.

Cuando estaba a un episodio la aparición de cierto personaje que me figuraba iba a trastocar las cosas y abrir un arco de tensión me preocupé y mucho. Temí que la serie perdiera ese toque tan especial que me hacía esperarla cada semana. Por suerte me equivoqué totalmente y la introducción de ese personaje sólo trajo más y más momentos cómicos.

En los pocos episodios de la serie Handa logra crecer como persona. Si bien no es un cambio fenomenal si es uno grande al compararlo con lo ermitaño que era en un principio. Lo único malo de sus doce capítulos es que deja con ganas de más. Resumiendo, una obra carismática y divertida perfecta para alegrarse el rato que se encuentra entre mis favoritas.

Ahora mismo estoy completamente a ciegas… pero tarde o temprano, encontraré la luz.

barak

Puntuación: 9/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: