[Reseña | Libro] Momo

momo_by_jessicacasciotta-d3f3srv

No estoy segura si esta preciosa imagen le pertenece a alguien, la encontré en Google Imágenes ^^U

Argumento

Momo o la extraña historia de los ladrones del tiempo y de la niña que devolvió el tiempo a los hombres. Una novela-cuento de hadas.

Cuando encontré ésta novela fue en un tiempo en que me dedicaba exclusivamente a leer libros enormes con al menos 500 páginas, libros que al pasar cada párrafo se siente como si uno fuese un año más viejo, libros en los cuales cada frase es digna de analizarse toda una noche. No es que los buscara a propósito, simplemente me encantan los clásicos de ese tipo. Sucedió que debía llevar un libro por actividades de la escuela que pudiera leerse en tres o cuatro sesiones de 20 minutos, obviamente no tenía nada de ese tipo así que le pedí a mi mamá que me trajera alguno que encontrara por el mercado, así fue cómo Momo, de Michael Ende, llegó a mis manos.

Hacía tiempo también que no leía nada infantil (cuando niña en cambio leí una cantidad ingente de los cuales he olvidado la mayoría, hay que decirlo, casi todos los libros para niños vienen y van), pero Momo lucía bien.

La historia trata sobre una niña húerfana y pobre que vive en un anfiteatro de un desconocido pueblo Italiano. Ella se ha autonombrado “Momo”, sabe poco de sí misma, su edad es un misterio para todos. ¿Deprimente y trágico? Para nada. Momo es una niña, y como tal se preocupa poco por sus carencias viviendo feliz con sus amigos y los habitantes del pueblo a quienes considera su familia. Tiene una imaginación desbordante para crear juegos lo que hace que siempre esté rodeada de niños, entre ellos el cuenta cuentos Gigi (cuyas historias son otra delicia) y Beppo el barrendero.

Es en este ambiente de inocencia y optimismo en el que la novela brilla. A mí por lo menos me ha recordado mis días de infancia (que no hace tanto tampoco). Fuera de la nostalgia también reluce tratando temas como el paso del tiempo, el modo en que lo empleamos y el paradójico modo de “ahorrarlo” para perderlo. ¿Hay magia presente? Sí, como en la mayoría de relatos infantiles, destaco ésta porque logra conducirse de un modo absolutamente orgánico, no se siente Momo Calle Jamásforzado en ningún momento (por el contrario se sentiría así de no aparecer). Los personajes son encantadores, entrañables, podría darles también el adjetivo de “puros”. No todo es pacífico y perfecto, aquí hay antagonistas que podrían resumirse en “el mundo adulto”. No me adentraré mucho por el bien de mantener la sorpresa.

El libro, al menos en mi edición de Alfaguara, está acompañado de ilustraciones. Cuando comencé a redactar esta entrada ni siquiera recordaba ese hecho, creo que los dibujos se fundieron en mi mente con las imágenes que creaba conforme leía. Con el segundo vistazo que tuve que dar para recordarlas debo decir que aunque la mayoría son pequeños ornamentos que no ocupan ni la cuarta parte de las páginas, hay en cambio otras muy elocuentes.

Si tuviese que elegir una sóla virtud en esta novela sería la de dejarnos imaginar. Momo nos devuelve ese poder, imaginar sin límites como hacíamos cuando niños (supongo que la mayoría ha inventado uno que otro juego a esa edad), el poder de crear nuevos mundos y compartirlos con los demás, contentarnos con cualquier cosa imprimiendo nuestra creatividad en ella.

Tal vez sea por el hecho de que crecí en el campo, pero observé que siempre ocurría algo muy curioso: los mejores juguetes no eran ni de cerca las muñecas electrónicas, los autos de control remoto u otros aparatos digitales (hacía ilusión pedirlos y recibirlos, claro) sino aquella roca redonda de allá, la vara perfecta para fingir ser un mago, el trozo de madera que emulaba magistralmente una espada. Creo que estoy sonando muy melancólica y vieja (que no lo soy xD), Momo emula perfectamente estos sentimientos y nos sitúa una vez más dentro de ellos.

Ahora si se quiere obsequiar este libro a un niño es también perfectamente válido. Momo es casi una poesía, pero una que emplea palabras claras y entendibles. Creo que a un niño de seis años no le llamará mucho, pero a uno de nueve le gustará, ¿por qué? Se requiere un periodo prolongado de atención, con 255 páginas, descontando el espacio para las ilustraciones, no es excesivo pero tampoco muy ligero, por otro lado, un devora libros puede engancharse y leerlo completamente en una tarde (experiencia).

Lo recomiendo ampliamente, mi edición -desgastada y con unas hojas a punto de caerse- tiene su sitio de honor en mis estantes.

Existe una cosa muy misteriosa, pero muy cotidiana. Todo el mundo participa de ella, todo el mundo la conoce, pero muy pocos se paran a pensar en ella. Casi todos se limitan a tomarla como viene, sin hacer preguntas. Esta cosa es el tiempo.MICHAEL ENDE MOMO1

Puntuación: 9/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: